Especialidad de la Odontología dedicada a la prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades que afectan a los músculos y las articulaciones de mandíbula. Una de las alteraciones más frecuentes es el Bruxismo, que consiste en el hábito involuntario y por lo general no percibido por la persona de rechinar o apretar los dientes.

¿Cuáles son los síntomas del Bruxismo?
Los síntomas más comúnmente observados son: dolores de cabeza, contracturas musculares en la parte alta de la espalda, dolor en la zona de la mandíbula, cuello y oídos e hipersensibilidad dental.

¿Cuáles son las causas del bruxismo?
Se ha podido observar que esta condición que afecta entre un 10% a un 20% de la población se encuentra directamente relacionada a la presencia de estrés.
Se ha observado que una persona que se encuentra con un cuadro de bruxismo puede estar sobre exigido en su vida laboral, o puede tener alguna complicación personal en el área de pareja, familiar, económica, interpersonal, entre otras. Por ejemplo, en casos severos de bruxismo infanto-juvenil se han observado situaciones de bullying escolar y abuso sexual.

¿En qué consiste el tratamiento del bruxismo?
Uno de los objetivos del tratamiento del bruxismo consiste en que el paciente pueda desarrollar una capacidad de conciencia de la zona de la mandíbula y cuello, para de esta forma poder identificar momentos de apriete (mientras está despierto) y realizar ejercicios para volver a una postura de descanso. Esta mayor conciencia de sí mismo le permitirá tanto el manejo del bruxismo como la identificación de factores de estrés emocional.
Junto con esto en algunos casos se realizan dispositivos interoclusales (placas) de acrílico, hechas a la medida de cada paciente, que se ponen entre los dientes y se usan de noche para proteger los dientes y las articulaciones del rechinamiento o apriete dentario que se produce cuando estamos dormidos.



  Agenda tu hora de disfunción